Follow TarijaLibre on Twitter

CUMBRE SOCIAL FUE OTRA PERLA DE LA FALSIFICACIÓN, LA MANIPULACIÓN Y DEL CARAJO

Publicado por tarijalibre on Nov 6th, 2007 y clasificado en Santa Cruz. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a travs de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback a esta entrada

Más de lo mismo

La “cumbre social autonómica” resultó ser otro más de los grotescos espectáculos a los cuales los cívicos nos tienen acostumbrados, con su dosis de falsificación, manipulación, mentiras, chauvinismo, racismo y mala educación, como parte de los eventos que inventan para dar un nuevo impulso a esa sorda conspiración que llevan adelante con sus aliados gonistas, para mantener privilegios y arrancar más poder al gobierno del MAS.

 

La ocasión no está para menos porque están seguros que es ahora o nunca y están dispuestos a defender con todo lo que puedan el caudal monetario que les cae del IDH y que les permite hacer y deshacer en la región. Pero no sólo eso les interesa, también pelean por hacer que la Empresa Siderúrgica del Mutún sea una empresa autárquica, controlada por ellos, como en AASANA, y echando fuera de la región a la COMIBOL, identificada por los cívicos como representante del “centralismo”.

 

Buscan debilitar al gobierno y así mejorar su posición, pero para ellos mejor si el MAS se cae. Uno de sus íntimos deseo es que sea por elecciones aunque desde hace rato trajinan la ruta golpista y en esta “cumbre” lo han planteado abiertamente. Por otro lado ensayan la alternativa de promover la reducción del mandato de Evo, opción de menor costo y menor riesgo para ellos.

 

Los cívicos boicotean al gobierno fomentando la subida de los precios y con su prensa multiplican el efecto provocando alarma en la gente. Eso hace que Santa Cruz sea la ciudad más inflacionaria del país. A la subida de precios en los mercados los medios añaden su sesgo para causar malestar y pánico, así alimentan la espiral inflacionaria, pero gracias a que Bolivia no se mete a la cárcel a quienes atentan contra la estabilidad económica. Hay que reconocer que su libreto abreva de la conspiración del 73 elaborado por la CIA contra Allende y de la clase media ricachona de Caracas que hoy combate a Chávez. Es una presión de efecto combinado, se debilita al gobierno y se lo chantajea esperando las ansiadas sinecuras como créditos blandos, anular la conservadora Ley de Tierras del gobierno que por puro capricho y racismo dicen que es “comunista” y otras.

 

Conspiran contra el gobierno y el propio pueblo. Por eso aparecen exigiendo al gobierno soluciones y medidas para frenar la subida de precios de los alimentos y manipulan para arrastrar incautos a sus eventos falsificados, porque no importa cuánto avancen, siempre se saben huérfanos de apoyo popular y por eso engañan a diestra y siniestra y meten mucha plata. Ellos no pueden luchar consecuentemente contra la subida de precios por ser bien comidos, más bien sufren de sobrepeso, conducen autos lujosos, visten bien, viven en zonas bien, tienen empleos fijos en las instituciones cruceñas y ostentan joyas. Son clase media acomodada y oportunista, pero rodeada de lumpen como los unionistas y los chiqui Martínez. El anuncio de la posible subida de precio del diesel, les da otro gran motivo para asustar al pueblo diciendo que subirá el precio del transporte, que por cierto cívicos y logias controlan, y por eso los dueños del transporte se suman al jueguito de alarmar a la gente. Manipular y engañar es su hobby, así hicieron cuando canjearon elección de prefectos por la lucha contra el dieselazo decretado por el gobierno de Carlos Mesa.

 

Pese a que siempre han estado con las petroleras, y que éstas los aceitan, los agropecuarios se resisten a que se levanten las subvenciones al GLP y al diesel, contra el deseo de las transnacionales que presionan hace rato para ello y amenazan que de lo contrario no invertirán para nada en aumentar la producción de estos carburantes. El MAS busca hacerle gambeta al problema y no enfrentar a las transnacionales en una guerra que podía acarrearle la muerte.

 

Los cívicos pueden estar también boicoteando al gobierno, invirtiendo en el contrabando de carburantes (los dueños de los surtidores son empresarios que son sus amigotes) y así achacarle la responsabilidad de provocar el desabastecimiento que se ha visto agravado en estos meses. El gobierno sabe todo esto pero calla y, de forma irresponsable, cree que para frenarlos son suficientes discursos encendidos y “socialistas”. Cree así poder mantener a raya a las transnacionales, pero los hechos muestran que son más peligrosas y están preparando su jugada. El MAS empieza a pagar la factura de su cobardía de negarse a nacionalizar.

 

Los agropecuarios aprovecharon su “cumbre” para echar el grito al cielo ante el anuncio torpe de que se quitará la subvención al diesel y han advertido que primero se irá Evo. En una patética desesperación también anunciaron la creación de su propio “Ministerio de Agricultura”. “Hoy ya no somos el pueblito de ayer, tenemos población que nos sigue y poder económico, ahora vamos a vencer” dijo Mauricio Roca, presidente de la CAO.

 

La imagen que proyectan de nuevo es la de un movimiento regional, muy localista y fanático. No pueden salir de su hueco y hacer verdadera política. Les traiciona permanentemente su fanatismo y su vena falangista separatista. Sin ningún asco gritan “…primero está Santa Cruz, después Bolivia… en Santa Cruz mandan los cruceños y en Bolivia mandan los bolivianos”. Todo el país ve espantado tanta chatura. Los cívicos están peor que nunca porque están más débiles. Lo de Viru-viru los fortaleció por un rato pero el ataque vandálico a las oficinas de Impuestos Internos, a manos de las hordas unionistas guiadas por el impune mozalbete y falangista Samuel Ruiz, los volvió a debilitar y mostró que son unos violentos sin remedio. Los cívicos tienen una habilidad para despilfarrar cualquier ventaja que las torpezas del MAS le otorgan.

 

Los cívicos imitan al MAS asesorados por ex izquierdistas.

 

El juego del mono mayor es muy conocido en Bolivia y consiste en que una hilera de gente imita fielmente al que está a la cabeza, que es el mono mayor. Ese parece ser el juego que hay entre oposición y gobierno, se dedican a imitarse mutuamente, dejando a un lado la política que, paradójicamente, estos políticos, dicen que “hace mucho daño al país”.

 

Compiten fabricando “cabildos”, plantando mojones, clonando organizaciones sociales para controlarlas e inflar apoyos, voltean alcaldes opositores en zonas rurales, se imitan con medidas asistencialistas y prebendales, en racismo, en corrupción, cinismo, bolivianismo y al mismo tiempo en demostrar amor y fe en las petroleras. Son demócratas de pose y ahora, lo que faltaba, que los cívicos hagen “cumbres sociales”, como el MAS, pero a su manera, donde la consigna es parecer y no ser. Civicos y MAs son casi gemelos pero de distinto color.

 

Los cujes de los cívicos empresarios que usurpan la representación de algunos sectores de la población también pidieron a los jerarcas del Comité imitar los métodos de lucha que son tradición de los explotados bolivianos como el bloqueo de caminos y la tomas de válvulas de las petroleras, para presionar al gobierno. En su ignorancia supina atribuyen al MAS la creación de estos métodos. Así creen equivocadamente que van a imitar a Evo cuando este en realidad, en su papel de dirigente sindical y ahora como presidente, siempre se opuso a adoptar la acción directa.

 

Hasta hace poco los cívicos decían que el bloqueo de caminos y otros métodos de presión, atribuidos al MAS, era ilegales y terroristas. Pero ahora piden imitarlos. Es parte de ese manto de victimas, de débiles, de “pueblo”, que se quieren poner para acarrear gente y ganar apoyo internacional.

 

Detrás de todo esto también hay el asesoramiento de ex izquierdistas del Movimiento Bolivia Libre que tras servir a Goni han terminado como funcionarios de la Prefectura. Son como Mussolini, que tras pasar por el socialismo se entregan al servicio de la burguesía, usando el conocimiento adquirido para apuntalar al fascismo. Orientan a Rubén Costas y a Brancko Marincovic para que adopten tácticas de la izquierda y usen su lenguaje, por eso ahora hablan de “métodos de lucha”.

 

Tanto berrinche y manipulación para que finalmente Brancko Marinkovic ordene y las cúpulas cívicas decidan a nombre “del pueblo”

 

Ante la jugada del gobierno de acordar con los municipios y las universidades que no recortaría los recursos que estos reciben del IDH, y que sólo se afectaría a las prefecturas, los cívicos se pusieron furiosos. Primero tiraron las orejas a los dirigentes de la Asociación de Municipios de Santa Cruz, al Rector de la Universidad “Gabriel René Moreno” y a dirigentes de la Federación Universitaria Local que negociaron por su lado. Municipios y representantes de la Universidad fueron obligados a asistir a una reunión en el Comité Cívico donde se les ordenó tácitamente rechazar la propuesta del gobierno que dejaba sola a la Prefectura. El rector apenas se desmarcó tímidamente pero luego se sometió con su silencio. Al final de dicha reunión Marinkovic leyó un comunicado anunciando la realización de una “Cumbre Social Autonómica” diciendo que la lucha continuaba en bloque, y que ya no iba a ser sólo por el IDH sino también, contra la escasez de diesel, la subida de los precios de la canasta familiar y por la defensa del Mutún, para que no caiga en manos de la COMIBOL y el estado centralista “que quiere esos recursos para dejar a Santa Cruz sin nada”. Hasta ese día no hablaron de la subida de los precios ni del problema del diesel como objetivos de su lucha, sólo les importaba defender el IDH, pero les cundió la desesperación y recurrieron a más manipulación ante la jugada del gobierno y porque la población no salió a las calles a apoyarles.

 

La marcha que hicieron, en la cual unionistas atacaron las oficinas de Impuestos Internos y de la cual quieren hacer una batalla épica, en realidad fue un fracaso de convocatoria. Sólo eran ellos, sus cujes, los acarreados, los dirigentes de la FUL y las bandas unionistas. Aquí se muestra con claridad con cuanta torpeza pretenden manipular a la gente y las demandas populares. Tambien se revela su accionar como partido politico.

 

Su modus operandi fue el de siempre, ordenar a sus cujes, que dicen ser dirigentes de los sectores, a salir a los medios pidiendo que se haga una “cumbre”, para luego decir que “es el pueblo que clama”. Durante toda una semana hicieron propaganda para el evento, alarmaron con la “llegada del comunismo” y sus medios inflaron más la subida de precios de los alimentos (si la carne estaba en 21 Bs. ellos decían que costaba 29 y así en otros casos) los dueños del transporte anunciaron que el pasaje iba a subir e insinuaron un incremento de hasta cinco bolivianos, afirmaron como un hecho la inminente subida del diesel que justo en esos días empezó a escasear. Sospechosa coincidencia, pero siempre escasea cuando los cívicos tienen roces con el gobierno y sirve para sugerir “una venganza”. El gobierno para evitarse mayores problemas se hace el boludo porque su Constituyente es primero.

 

La propaganda que pasaron los medios convocando a esta cumbre, anunció de que todos iban a ir, “gremialistas, transportistas, universitarios, pueblo mojeño, pueblo guarayo, pueblo chiquitano, Comité Cívico, Prefectura, Municipios cruceños”. Parecían hablar de fichas de ajedrez. También se anunciaba que en esa cumbre se iba a solucionar todo y que era importante luchar para doblegar al gobierno. En el colmo de la desesperación para manipular, el día de la cumbre, Telepaís de Unitel, salio afirmando, “ultima noticia, señores televidentes, la subida del pasaje y del diesel es inminente, los empresarios dicen que se vienen una crisis alimentaria y convocan a la gente a luchar contra el hambre y asistir a la cumbre”. Fue como cuando gritan “¡vienen los ponchos rojos, vienen los indios!” para generar el pánico. Vieja treta que parece ya no les resulta.

 

Finalmente en la cumbre no se resolvió nada de lo que dijeron. Fue una competencia de discurseadores que buscaron destacar, causando incluso el recelo entre ellos. Se oyeron más carajazos, mierdazos e insultos racistas que ya son sello distintivo de los actos de esta gente. Y no les avergüenza, creen que se ven bonitos, y cínicamente se justifican diciendo que esas palabras “nacen del espíritu profundo del cruceño amante de su tierra”. Así, esta cumbre, fue para echar más lodo a la imagen del cruceño común que por culpa de estos díscolos es visto en otras latitudes como provinciano, inculto, fascista e ignorante, imagen falsa porque ese no es el pueblo, es el fascismo bestial que trata de someter los intereses de los de abajo al de los ricos.

 

Los que tomaron la palabra, supuestos dirigentes “de los sectores”, pidieron la renuncia de Evo, uno dijo que aprenda de la UDP y que acorte su mandato. Los “representantes de los sectores” pidieron toma de caminos, cierre de válvulas, repetir lo de Viru Viru, es decir sacar a la gente a chocar directamente con las fuerzas del orden (es verdad, estos andan en busca de un muerto), echar guasca a los masistas para que aprendan a respetar a “Santa Cruz”, echar a todos los masistas y opositores de “Santa Cruz”, desobediencia civil, etc. Varios se opusieron a las huelgas de hambre porque saben que con ella no van a lograr nada. Hasta la fecha los cívicos han hecho varias huelgas de hambre, masivas, carnavalescas, llenas de melodrama, show mediático, con misses y modelos, donde los ayoreos que acarrean se ponen a pedir limosna mientras hacen huelga de hambre, con barras bravas como guardianes que pegan y agraden a medio mundo; como aquella que instalaron en la Plaza 24 de Septiembre cuando exigían respeto por los 2/3 en la Asamblea Constituyente. A esta medida la han terminado de desgastar, a nadie le importa la salud de éstos porque instintivamente se sabe que de hambre jamás van a morirse, más bien, cada vez que hacen huelga, salen más gordos.

 

Otros propusieron movilizaciones, “subir a los cerros y lanzar piedras a las carreteras para bloquearlas” y que no se tomen medidas que pongan al pueblo en contra; con lo cual parecieron sugerir que no se haga un paro cívico. Por cierto, en ningún momento se habló siquiera de un paro, nadie lo mencionó, quien pueda obtener una grabación completa de la cumbre se dará cuenta de ello. Se notó también que el público asistente era gente acarreada, algunos llevados por Desireé Bravo, la concejala emenerrista, leal gonista y seguro apoyo de los cívicos. Mas o menos unas tres mil personas asistieron. Lo que sí es seguro es que el famoso “pueblo guarayo, chiquitano, ayoreo” estuvo ausente… pero sí usaron y manosearon su nombre.

 

Sólo hablaron los “representantes” siguiendo un libreto que se notó improvisado y salió grotesco. La gente que asistió fue de adorno, a mirar de palco, muchos se aburrieron y se ponían a charlar con el que estaba sentado a su lado o a consumir helados. Sólo una barrita bulliciosa gritaba a cada rato y hacía aplaudir a la gente, en especial cuando los oradores lanzaban estruendosos carajazos o ponían en duda la orientación sexual de algún funcionario de gobierno. Con esta cumbre se puede constatar que el movimiento “cívico” cruceñista es una montonera de cavernarios e ignorantes que juegan a ser fascistas, que sólo buscan escalar en el poder o volver a él, no inspiran a nadie, no tienen carisma, no entusiasman, ni capacidad de oratoria poseen, no llegan ni a los talones de las nefastas figuras célebres del fascismo y del falangismo europeo que tanto les chiflan. Son tan enanos que incluso ser fascistas les queda grande.

 

Cerrando este evento, Brancko Marinkovic, llegó y tomó la palabra. Textualmente sugirió “vamos a volver a hacer paro si es necesario, vamos a ir a la huelga de hambre, y si es necesario vamos a un cabildo definitivo para defender a este pueblo y su mandato”. Así fue, a contrapelo de todos los discursos anteriores, pero nadie se atrevió a decirle – ejem… don Brancko de eso no hemos hablado. Marinkovic, como anfitrión de la fiesta, siguió nomás y pidió todo el apoyo de la cumbre para la reunión de la próxima semana en donde los prefectos, autoridades municipales y universidades van a decidir las medidas a seguir para defender el IDH, medidas que comienzan luego del feriado del 2 de noviembre. O sea que al final las cúpulas de “representantes” decidirán. ¿Pero cómo? ¿y el hambre del que tanto hablaron? ¿y qué de la “inminente” subida de los pasajes que anunciaron? ¿del dieselazo? ¿se le olvidó a Marinkovic decir cómo la cumbre resolvía inmediatamente todo eso, tal cual anunciaron para hacer que la gente asista? El empresario aceitero no respondió pero dijo “sé que el pueblo pasa hambre y espero que tenga una canasta familiar, que le alcance su salario”. Nada más. Pero al hablar de salario de acuerdo a la canasta familiar era su demagogia izquierdista asesorada por el MBL que afloraba, porque él en la realidad prohíbe el sindicato en su fábrica de aceites y rechaza cualquier incremento en el salario de sus obreros.

 

Marinkovic bajó de la testera y cuando los medios le preguntaron qué seguía a continuación, él sólo anunció que la próxima semana iba a haber un paro. Así entonces, la prensa se apresuró a decir que la cumbre decidió huelgas de hambre, paros y hasta un nuevo cabildo. Una burda falsificación que hace temblar a los cívicos moderados por las consecuencias que esto puede traer al movimiento autonomista.

 

Someter a los pobres a los intereses de los ricos ya no es sorpresa, aquí es común

 

Edwin Fernández, burócrata sindical que funge como ejecutivo de la COD de los cívicos, dijo en su discurso “es verdad que todos los cruceños no somos iguales, que a los pobres no nos tratan igual, pero ahora no es tiempo de fijarnos en eso, de pelearnos entre nosotros como quiere el MAS… es tiempo de unirnos porque la lucha es por Santa Cruz, el enemigo verdadero está a 3500 metros de altura”. Edwin Fernández es continuador de la escuela de Gabriel Helbing, anterior ejecutivo de la COD, que llamó a los obreros a abandonar sus propios objetivos para seguir a los patrones que levantan la bandera cruceña. También dijo que se sacrificaba para ser candidato a diputado por PODEMOS. Helbing ganó, se hizo “honorable” y se olvidó del discurso del hambre de los obreros, a esos que siempre traicionó y vendió. Hoy luce una panza más grande, por lo menos solucionó su hambre y se puede decir que hacia eso apunta el ultra cívico y “líder obrero”, Edwin Fernández. Otro “dirigente” que dijo representar a un pueblo indígena afirmó que los indígenas “deben apoyar y estar con los empresarios”.

 

Todos los oradores dijeron saber y sentir que el pueblo se muere de hambre pero nada más, se deshicieron en agradecimientos a los asistentes por estar dispuestos a luchar pero por… las autonomías, la “libertad”, la “región”, la “democracia”, como si esto fuera lo que diera de comer. La hipocresía de este evento fue por demás evidente. Llamaron a luchar contra el hambre y la subida de los precios pero al mismo tiempo a seguir y a respaldar al empresariado, a no rebelarse contra la manipulación impune que éstos hacen de los precios de los alimentos. Como un ruego, el cínico Rodolfo Landivar, eterno dirigente de la FEDJUVE, pidió a las autoridades y a los agropecuarios que se sensibilicen con el “hambre del pueblo” y que se sienten a una mesa redonda para buscar una solución. Uno se pregunta ¿qué acaso no se dijo que en la cumbre iba a salir la solución inmediata a la subida de los precios? Al final, los poderosos son los que tienen la última palabra. Cómo siempre.

 

Parece que todo esto ya no sorprende y los cívicos en su degeneración creen que es normal. Para ellos todo debe presentarse como un teatro, en una descarada demagogia. Incluso es teatral la amenaza de los grandes empresarios del transporte, de subir el precio de los pasajes si sube el diesel y sino se echa al gobierno. El que habló a nombre de ellos en la cumbre gritó que “el transporte es del pueblo y para el pueblo”. Pero los chóferes asalariados de sus buses saben que esto no es tan así, aunque haya un aumento en el precio de los pasajes, o aun siquiera de mantenerse congelado por un tiempo el precio de los carburantes, sus salarios no subirán. Los asalariados, seguirán trabajando más de diez horas, sin viáticos, sin seguro social, embrutecidos con el volante, odiados por la gente que sólo ve en ellos a “los malos”, mientras que, de los patrones que son seguidistas de las logias cruceñas y del Comité Cívico, no se dice nada.

 

El colmo fue ver en la TV a Ruth Lozada, presidenta del exclusivo directorio del Comité Cívico Femenino, diciendo que “los cruceños nos estamos muriendo de hambre” y llamando a luchar contra el gobierno del MAS, eso mientras subía a su lujoso coche y en su cuello llevaba un coqueto y distinguido collar de perlas. Esa es la lujosa luchadora por los pobres, que cena en restaurantes de lujo y que recomienda a la gente que no se queje del precio de la carne y que coma soya. Es la conspiradora fascista premiada por la transnacional Transredes como “buena conductora” por ser una boliviana con valor entregada a las causas sociales. ¡Qué impostura! Mejor están las de vaqueros.

 

Tanto fanático “amor a Santa Cruz” y la defensa del IDH tienen un precio.

 

Todos gritaron “nos estamos muriendo de hambre… el pueblo se está muriendo de hambre” pero no es precisamente por ellos, que están comiendo de las manos de los poderosos. Son tan exagerados porque están agradecidos y no saben cómo pagar a sus amos.

 

Por ejemplo Martha Lazo, supuesta dirigente de los artesanos, la más derrochadora de carajazos, no lo hace gratis pues vive hace años de un sueldo entregado por la Prefectura por ser dizque vigilante a nombre de los movimientos sociales de los recursos del IPIC que le permite estar elegantemente vestida y enjoyada. Igual son los Urañavi y los Velasco, dirigentes de falsas organizaciones que aparecen y desaparecen, son un papel y un sello.

 

Edwin Fernández, que no trabaja en ningún lado y no recibe comisión de dirigente sindical porque el Ministerio de Trabajo no lo ha reconocido ¿de qué vive? Es reconocido por la Prefectura y los cívicos, y como es su servil éstos lo mantienen.

 

Lo sucedido en AASANA Viru-viru, donde dirigentes del sindicato, el administrador y los cívicos miembros del Directorio sacaron buenas tajadas, es un ejemplo útil para comprender certeramente que tanto discurso en defensa de la región es sólo para mantener sus fuentes de ingreso.

(ASC-Noticias) 6 de Noviembre 2006

 

Por Marcelino Villarreal

Etiquetas: , , ,

Articulos Relacionados

Deje una contestacin

*
Publicidad Disponible-250x250

FACEBOOK

FACEBOOK

TWITER

MY SPACE