Follow TarijaLibre on Twitter

De charangos y viruelas por Alfonso Gumucio

Publicado por tarijalibre on Ago 2nd, 2008 y clasificado en Chuquisaca, General. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a travťs de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback a esta entrada

No pasa un d√≠a sin que veamos en los diarios y escuchemos en la radio los errores (horrores mas bien) que cometen en nombre del gremio gentes que en realidad nos hacen sentir verg√ľenza ajena a los dem√°s. Abundan los gazapos en los titulares, en las notas. Habr√≠a que coleccionarlos para hacer una antolog√≠a de la estupidez. Y encima la irresponsabilidad con que se escribe y se publica, la falta de seriedad en el ejercicio de la opini√≥n, la ausencia total de investigaci√≥n y verificaci√≥n de fuentes.

El t√≠tulo de este comentario, por ejemplo, viene de una nota de prensa reproducida en varios diarios bolivianos, donde se anuncia que un libro escrito por Ernesto Cavour est√° disponible en l√≠nea de manera gratuita. La nota le hace un flaco favor a nuestro gran Coco Cavour, porque concluye de esta manera: ‚ÄúEl origen del charango, su etimolog√≠a, las viruelas en Am√©rica, presencia de la viruela de mano en Bolivia, iconograf√≠a del charango, sirenas charanguistas, Potos√≠, cuna del charango; dispersi√≥n del charango, son algunas de las tem√°ticas de la publicaci√≥n.‚ÄĚ O sea, la relaci√≥n entre el charango y la viruela no la conoc√≠amos hasta ahora‚Ķ Por supuesto que Coco Cavour no pretend√≠a tal cosa al escribir sobre la vihuela como antecedente del charango, pero al periodista ignaro, seguramente le pareci√≥ que vihuela no exist√≠a en la medida en que no era una palabra de su propio l√©xico. Lo peor de todo es que no le incomod√≥ poner, en vez, viruela. ¬°Qu√© fiero! Y fieros los diarios que publican la nota tal cual, como si el oficio de corrector de estilo hubiera desaparecido del mapa.

Este es solamente un ejemplo, la parte visible de un iceberg que esconde bajo aguas un problema muy serio de los estudios de periodismo en Bolivia y en otros pa√≠ses de la regi√≥n. La multiplicaci√≥n de ‚Äúuniversidades‚ÄĚ en cualquier casa que tenga tres pisos (suficientes para albergar a dos centenares de estudiantes), va en paralelo con la creaci√≥n de las carreras o facultades de ‚Äúcomunicaci√≥n social‚ÄĚ. Son las m√°s f√°ciles de crear, no cuestan mucho, y tienen buena clientela. Como las universidades son ahora negocios tan rentables como un bar de moda o un cementerio privado, estas carreras ‚Äúf√°ciles‚ÄĚ abundan. Por consiguiente abundan los ‚Äúcomunicadores sociales‚ÄĚ, en realidad periodistas cuya formaci√≥n es lamentable. No es de sorprenderse entonces del estado calamitoso de los medios de informaci√≥n en Bolivia, quiz√°s sin paralelo en otros pa√≠ses.

No hace mucho estuve frente a un auditorio de estudiantes de ‚Äúcomunicaci√≥n social‚ÄĚ en la Universidad de San Francisco Xavier, en Sucre. Supuestamente estaban interesados en conocer un poco m√°s sobre cine boliviano y sobre la personalidad de Luis Espinal, amigo y colega asesinado en 1980. Partiendo de ese supuesto inter√©s se me ocurri√≥ preguntar al iniciar el di√°logo, cuantos hab√≠an le√≠do algo escrito por Luis Espinal‚Ķ Silencio absoluto en la sala. Entonces baj√© un tanto mis expectativas y pregunt√© quienes hab√≠an escuchado hablar de Luis Espinal‚Ķ Un par de brazos se alzaron t√≠midamente en la audiencia. Me pareci√≥ bastante extra√Īo, porque Luis Espinal es una figura muy conocida en Bolivia, por su vida y por su tr√°gica muerte. Todos los a√Īos hay homenajes, se publican art√≠culos, se han hecho sobre √©l libros y pel√≠culas, no solamente dentro sino fuera de Bolivia.

Decid√≠ rayar la cancha con otras preguntas: ¬ŅHan o√≠do hablar de Marcelo Quiroga Santa Cruz? Otro par de brazos en alto, entre un centenar de asistentes. Es decir, Marcelo Quiroga, el l√≠der del Partido Socialista, candidato a la presidencia varias veces, diputado, Ministro de Minas y Petr√≥leo que nacionaliz√≥ la Gulf en 1969, escritor y cineasta asesinado durante el golpe de 1980‚Ķ es desconocido por los futuros periodistas formados en la Capital de la Rep√ļblica, a pesar de ser, junto a Espinal, uno de los s√≠mbolos m√°s importantes en la lucha por la democracia en Bolivia. Sin duda debe haber en Sucre un par de calles con los nombres de Luis Espinal y de Marcelo Quiroga.

La siguiente pregunta acab√≥ por desplomar mi ya endeble confianza en el futuro del periodismo en Bolivia: ¬ŅConocen la obra cinematogr√°fica de Jorge Sanjin√©s? Silencio en la sala, una sola persona levant√≥ el brazo y dijo que hab√≠a visto alguna de las pel√≠culas del m√°s importante realizador del cine boliviano, uno de los pioneros de ‚Äúnuevo cine latinoamericano‚ÄĚ. ¬ŅCuantos han siquiera o√≠do hablar de √©l? Otro par de brazos t√≠midos. Yo pod√≠a entender, con dificultad, que no hubiesen visto las pel√≠culas, que el mismo Jorge guarda y exhibe celosamente, pero que no hubiesen siquiera escuchado su nombre me pareci√≥ demasiado.

Esas y otras preguntas me demostraron que los futuros ‚Äúcomunicadores‚ÄĚ, muchos de los cuales ten√≠an planes para trabajar en cine y en televisi√≥n, no ten√≠an la menor idea ni de cine boliviano, ni de pol√≠tica, ni de historia, ni de nada.

Al d√≠a siguiente fui al Archivo Nacional de la Naci√≥n, el repositorio m√°s importante de libros y documentos que tenemos en Bolivia, y que queda precisamente en Sucre por ser la Capital de la Rep√ļblica, y busqu√© mis propios libros sobre cine boliviano y sobre Luis Espinal. Ah√≠ estaban clasificados y accesibles a cualquier lector interesado. Pero claro, hay que aprender a leer primero.

Eso terminó de confirmar que los futuros periodistas carecen de la curiosidad más elemental sobre el país, sobre nuestra cultura, sobre los personajes importantes de nuestra historia… No les interesa nada, nada más que verse en una pantalla de televisión diciendo cualquier tontería.

Por eso, del charango a la viruela, para ellos no hay mayor distancia.

Etiquetas: ,

Articulos Relacionados

Deje una contestaciůn

*
Publicidad Disponible-250x250

FACEBOOK

FACEBOOK

TWITER

MY SPACE