Follow TarijaLibre on Twitter

En una semana se cuadriplican los contagios de gripe AH1N1 en Bolivia

Publicado por tarijalibre on Jul 4th, 2009 y clasificado en Órgano Ejecutivo. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a travs de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback a esta entrada

La alarmante cifra de contagios de la influenza AH1N1 se ha cuadriplicado en la última semana y disparado a más de 300 casos, en el brote más meteórico de la historia de patologías del país.

La enfermedad que ha matado a más de 300 en el mundo e infectado a decenas de miles, ha aterrizado en siete de las nueve regiones del país, sin discriminación de bebés, niños, mujeres y hombres, adultos y adultos mayores.

El virus de la influenza AH1N1 se disparó de 76 contagios a 319, sólo en la última semana.

El pasado sábado de fines de junio, el Ministerio de Salud registraba 76 casos en cinco regiones de Bolivia: 55 en Santa Cruz, 9 en Cochabamba, 8 en La Paz, 2 en Tarija y otros tantos en Oruro.

El virus fue expandiéndose vertiginosamente, principalmente en el tórrido departamento de Santa Cruz, epicentro de la epidemia y la región más poblada de Bolivia.

La enfermedad que ha matado a casi 50 en la vecina Argentina y a 10 en Chile y Perú y que trae a reventar al coloso Brasil, desembarcó hace un mes en el aeropuerto Viru Viru, de Santa Cruz, la cuidad de mayor tránsito internacional y población itinerante del país.

Una madre y su niño la ingresaron en sus organismos tocados por el virus en Miami. Pese a que ambos fueron aislados y las autoridades sanitarias tomaron todos los recaudos para frenar en seco el brote, la transmisión tornó en tren sin frenos.

De sábado a domingo último pasados, los contagios treparon a 50, para rematar en 126 y, de ahí en más, en escalada.

Sin separarse de la tónica, Santa Cruz se mantenía en punta con 91 de los 126 casos confirmados al despuntar la semana más explosiva del año para el Ministerio de Salud.

El Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop), el único establecimiento del país en Santa Cruz con capacidad instalada para defender a Bolivia de la gripe que ha saltado de la escala zoológica a la antropológica, detectó otros 24 casos, uno de ellos en el departamento andino de Potosí, con cuya inserción sumaban seis las regiones bolivianas en trance de crisis.

A esas alturas los contagios ingresados desde Perú, lo mismo que Argentina y Chile, adquirieron carta de localía y, desde entonces, las autoridades discriminan los contagios como “importados” y “criollos”.

Los contagios el martes se propagaron sin solución de continuidad. Ese día el Cenetrop admitió 176 infectados con más del 50% con casos de transmisión interna. La enfermedad se enseñoreaba en el país y el virus, campante en el medio ambiente, adhería status autónomo.

Para el miércoles 1 de julio, los infectados con el virus de la influenza AH1N1 en Bolivia pasaban las dos centenas, a un promedio de 50 casos diarios, como siempre, con Santa Cruz, en cabeza de la tabla de comparaciones.

El jueves abrió con 205 casos y en cuestión de horas los bolivianos se topaban con 282 casos confirmados por el Cenetrop.

A mitad de semana la viveza criolla de los bolivianos desempleados y de aquellos sumidos en la economía informal ponía en las calles barbijos artesanales, pues los de procedencia sintética estaban agotados.

La Paz y Santa Cruz repetían las escenas del Distrito Federal mexicano, cuna del 1HN1 en medio mayo, con los pobladores prevenidos con sendos esparadrapos en cobertura del tracto respiratorio.

El Ministerio de Salud subía la categoría de la enfermedad, de “moderada a grave”, al tiempo que el Ejecutivo boliviano decretaba un receso en las clases en escuelas, colegios y universidades y se barajaba la posibilidad de prohibir la realización de concentraciones masivas.

El ministro Ramiro Tapia señaló que debido al vertiginoso incremento de patologías en Santa Cruz, su despacho propondría a las autoridades regionales instrumentar medidas de aislamiento para evitar una mayor propagación.

De acuerdo con el último informe del viernes por la noche, el temido e incorpóreo virus de AH1N1 continúa en escalada en Bolivia con nuevos 37 infectados, entre ellos un bebé de nueve meses, que eleva la cifra total a 319 contagios y mantiene a Santa Cruz como epicentro de la epidemia.

Tapia precisó que más del 80% de los casos son de contagio interno y que 160 de los 319 cruzados por el mal han salido bien librados de la plaga en base del tratamiento con un químico conocido por su designación comercial: Tamiflú.

Ante la propagación, el Ministro demandó a las autoridades de las universidades públicas y privadas, además de los centros educativos de Santa Cruz la suspensión de actividades académicas por un tiempo prudente para evitar contagios masivos.

Además sugirió adoptar las medidas de prevención, como el lavado continúo de manos, toser y estornudar en pañuelos desechables y evitar masivas concentraciones de gente por ser focos de infección de la enfermedad.

Tapia aseguró que el Ministerio de Salud refuerza las medidas de prevención contenidas en el Plan de Contingencias para contrarrestar el rápido incremento de los casos, con la adquisición de más reactivos, equipos de última tecnología e insumos médicos para la detección de la influenza AH1N1 y además de ropaje de bioseguridad para el personal de salud.
clm/cc ABI

Etiquetas: ,

Articulos Relacionados

Deje una contestacin

*
Publicidad Disponible-250x250

FACEBOOK

FACEBOOK

TWITER

MY SPACE