Follow TarijaLibre on Twitter

Regionalismo y capitalidad

Publicado por tarijalibre on Oct 14th, 2007 y clasificado en Chuquisaca, La Paz. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a travs de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback a esta entrada

(Liberación).- El regionalismo es una expresión primitiva de los sentimientos de campanario de las sociedades atrasadas y precapitalistas. Se manifiesta siempre en el pequeño burgués “amante” de su terruño como si fuera el ombligo del mundo y no existieran otras latitudes y otros horizontes.

El regionalismo ha jugado siempre papeles reaccionarios en todos los conflictos sociales, porque ha servido de pantalla y de máscara de intereses egoistas y mezquinos. En el caso boliviano, desde hace mucho tiempo, se ha venido estimulando el regionalismo “camba” y oriental para enfrentar al regionalismo “kolla”, a los oprimidos de oriente con los oprimidos de occidente en beneficio de las oligarquías de ambas regiones. Este enfrentamiento latente y peligroso ha dado paso, por intereses políticos, a uno nuevo que pretende enfrentar a paceños contra chuquisaqueños. Los marxistas leninistas somos, en primer lugar, internacionalistas y en segundo lugar patriotas auténticos, así como verdaderos defensores de legítimos intereses lugareños. Todos los departamentos olvidados del país tienen pleno derecho al desarrollo económico y a la atención del gobierno central. Esta política nueva que debe aplicarse, no tiene nada que ver con el regionalismo que ha logrado, por el momento, un opacamiento de las contradicciones fundamentales y principales. Como revolucionarios sabemos y comprendemos que existe una contradicción fundamental que enfrenta a los oprimidos contra los opresores, a los explotados con los explotadores como expresión de la contradicción capital/trabajo, y contradicciones principales que enfrentan a los pueblos oprimidos del mundo contra el imperialismo,  al proletariado contra la burguesía compradora y oligárquica. Aquella contradicción fundamental y las contradicciones principales que le corresponden, no pueden ser suplantadas arbitrariamente por una supuesta contradicción entre “paceños” y “chuquisaqueños”. Es ésta una maniobra artera de las clases dominantes que buscan pretextos para detener y destruir el proceso de cambios profundos que vivimos y alentamos los marxistas leninistas y maoístas. No se logrará enfrentar entonces a los campesinos pobres quechuas de las provincias chuquisaqueñas, contra los campesinos pobres aymaras del departamento paceño. No se puede ni se debe enfrentar al proletariado paceño con el proletariado chuquisaqueño. Es ésta la peor de las aberraciones y nosotros los comunistas jamás permitiremos esa enajenación. El problema de la capitalidad en Sucre o en La Paz, es un problema secundario y será el Nuevo Estado Multinacional de Nueva Democracia ya construido, el que defina en el futuro el asiento de los poderes públicos y del propio gobierno de acuerdo a las necesidades del proceso de liberación. La maniobra reaccionaria y rosquera con origen en la oligarquía cruceña, no confunde los marxistas leninistas, pero ha logrado cierta confusión incluso en el gobierno, pero lo único que ha conseguido es mostrar el rostro anti-nacional fascista que busca dividir el país en “regiones autónomas” para lograr después la desintegración de Bolivia. Cuando los revolucionarios de toda América Latina estamos buscando afanosamente caminos de unidad e integación para formar un poderoso Estado latinoamericano que pueda, según el sueño de Bolivar, enfrentar en igualdad de condiciones las agresiones del mal vecino del norte, en Bolivia surgen grupìculos que pregonan y auspician una política pueblerina y regionalista trasnochada. 

Llamamos pues a nuestros camaradas de todos los departamentos y de todas las regiones, de todas nuestras nacionalidades oprimidas, de todas las clases sociales revolucionarias, tomar conciencia plena de la maniobra reaccionaria y responder con una unidad ferrea de los oprimidos y explotados de Bolivia en torno al proceso que tenemos la obligación de defender, profundizar y llevar adelante hasta sus consecuencias últimas que son la independencia y la liberación nacional del yugo imperialista y no una ridícula reyerta entre “campanarios regionalistas”.

Etiquetas: , , ,

Articulos Relacionados

Deje una contestacin

*
Publicidad Disponible-250x250

FACEBOOK

FACEBOOK

TWITER

MY SPACE