Follow TarijaLibre on Twitter

Signorini es el abanderado de los malos perdedores

Publicado por tarijalibre on Abr 5th, 2009 y clasificado en Argentina. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a travs de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback a esta entrada

Alguien tenía que explicar lo inexplicable, y un día después de la catastrófica derrota argentina en el estadio de La Paz, los periodistas bonaerenses deambularon de aquí para allá en busca de aquellas expresiones que sirvieran de cataplasma, para aliviar semejante humillación; y encontraron al hombre.

“Estoy convencido de que un jugador se puede morir”, aseguró Fernando Signorini, el preparador físico del equipo argentino “No hay posibilidades de que sea una competencia normal. Hay demasiadas ventajas para el que está aclimatado. Pone a uno en condiciones diferentes al otro y es un despropósito. Si respetamos el espíritu del deporte, no hay que pasar así del llano a la altura”, comentó a Radio La Red de Buenos Aires.

Habrá que aclarar que señor en italiano se dice signore y signorini equivale a señorcito o algo por el estilo. ¡Qué ironías de la vida¡

En el colegio tuve a un profesor que ponía las mejores notas a quienes le entregaban regalos en el Día del Maestro y tenía por nombre Justo; además tuve por compañero de curso a alguien cuyo apellido es Caballero y que se llevaba el balón cada vez que su equipo perdía. Menos mal que la mayoría de los caballeros son tales y los Justos, son realmente justos.

“Es un doping exterior que favorece al aclimatado. En la entrada en calor, algunos no podían respirar. Es absolutamente inexplicable. No se puede tomar muy en serio un partido así. “Que sigan compitiendo en la altura, quiero ver a quién le echan la culpa”, agregó el tal Signorini, en un intento por colocar el cataplasma sobre las seis llagas que lleva eventualmente el alma del fútbol argentino.

En esa misma línea habló el mimado Lionel Messi. “Es imposible jugar en La Paz. Hacías un pique y no te podías recuperar y ellos te superaban en todo. No es para contradecir a Diego, sólo es una opinión después de haber jugada ahí, y lo mismo piensan algunos compañeros, pero no lo queremos poner como excusa. Ya está. A Bolivia le salió todo y nosotros no pudimos hacer nada”, opinó.

Menos mal, que también aparecieron los buenos deportista como Javier Mascherano quien dijo lo siguiente: “Para algunos jugar en la altura fue algo nuevo, para otros no, pero acá lo que hay que decir es que no perdimos por la altura, sino porque el rival jugó mejor y a nosotros no nos salieron las cosas

Le siguió en el cuadro de honor de los decentes el futbolista Gabriel Heinze tras expresar: “Sabemos lo que significa jugar en la altura: no es sencillo, pero no lo ponemos como excusa porque el rival nos superó y nosotros no hicimos las cosas bien”.

¿Cuál cátedra, escuela, colegio o universidad nos enseña a perder? ¿Cuál es el texto de estudio que desarrolla la bondad de las derrotas y de los errores como oportunidades para la vida?

Menos mal que no todos buscan en la vida excusas y, por el contrario hay ejemplos edificantes como el que dio Diego Maradona, quien al final del compromiso, asumiendo el nuevo rol que la da la vida que es el de conductor de un grupo, dio el ejemplo del buen perdedor elogiando las virtudes del rival.

El diario argentino “Olé” dio otro buen ejemplo al señalar lo siguiente: “Al final, Evo Morales tenía razón: “Donde se hace el amor, se juega al fútbol”. Bolivia combinó a la perfección la premisa de su presidente… En el Hernando Siles quedará guardada, para siempre, una de las imágenes más tristes de una Selección argentina. La tristeza, en este caso, no se debió a la cultura de malos perdedores que supimos conseguir. Esta vez, en la caída, no hubo golpes arteros, chauvinismos, cortes en la mejilla equivocada. Hubo hidalguía para bancarse el olé que atronó en La Paz”.

De cualquier manera la lección también sirve para nosotros ¿Cómo pueden los periodistas deportivos y los medios de comunicación transmitir educación a través de sus comentarios y programas?. Lo cierto es que todos debemos aprender a “ganar” y a “perder” con dignidad, porque aprender especialmente a perder es un elemento fundamental en el desarrollo humano para llegar a ser libres.

Para el tal Signorini vale la reflexión del Quijote dirigiéndose a Sancho, luego que su escudero diera un signo de mal comportamiento y peor perdedor al expresar unas frases descompuestas al estilo del tal Signorini. El Quijote le reprendió así:

¡Oh bellaco, villano, mal mirado, descompuesto, ignorante, infacundo, deslenguado, atrevido, murmurador y maldiciente! ¿Tales palabras has osado decir en mi presencia y en las de éstas ínclitas señoras? ¡Vete de mi presencia, monstruo de naturaleza, depositario de mentiras, armario de bellaquerías, silo de embustes, publicador de sandeces y enemigo del decoro…

Eme/ ABI

Por Ernesto Murillo Estrada

Etiquetas:

Articulos Relacionados

Deje una contestacin

*
Publicidad Disponible-250x250

FACEBOOK

FACEBOOK

TWITER

MY SPACE